Diana Torija

Diana Torija

Soy mexicana y nací al amanecer de un día a mediados del verano de 1970, el sol alineado en Cancer, la Luna en Acuario. Desde pequeña todos los temas relacionados con la magia, la espiritualidad y el mundo del “Mulk”, lo no visto, llamaban poderosamente mi atención, mis días generalmente transcurrían en mundos por mi inventados, que siempre estaban salpicados de misterio y gozo.

Estudié una profesión a la usanza (me titulé como abogada) pero siempre estuve explorando estos temas que, incluyendo la filosofía eran mi pasión. Contra todo pronóstico, la vida me llevo de ser una funcionaria pública a convertirme en oyente y después ayudante de grandes maestros espirituales que encontré en el sur de España.

Estuve varios años colaborando en Málaga con la Escuela Andalusí de Luis Jiménez, donde, entre muchas bendiciones, conocí a mi hoy Maestro Álvaro Remiro. El vínculo que desarrollamos desde el principio, me permitió ir conociendo de cerca y en la carne el Arte, haciendo de mi vida una completamente feliz, pues en el hermetismo encontré mi vocación, todo el conocimiento que poco a poco despertaba en mi mente, iba decantando en el corazón mediante la aplicación de las leyes de la naturaleza (a veces bien, a veces mal) en mi vida cotidiana.

Hace 2 años el Maestro Remiro, Alba Cabrera y yo, fundamos la Escuela Solve. Las labores que ahí he desempeñado son muy extensas y diversas; desde organización y logística, hasta asistente de laboratorio operativo de nuestro Director y Hakim.

Hoy en día coordino algunas actividades en México; participo en términos de creación y desarrollo del corpus de la Escuela; colaboro activamente impartiendo cursos, guiando y sosteniendo grupos de contención, y delineando líneas de trabajo en el proyecto de Elixires Alquímicos Femeninos, de la mano de su creadora Alba Cabrera; coordino la distribución y comercialización en mi país de nuestros remedios espagíricos (flores de Bach y remedios del sistema de las 7 Fuerzas); imparto cursos sobre Energía Femenina (mi favorito, por mucho), Terapéutica Hermética (prescripción y clínica), Flores de Bach desde el paradigma Hermético, y astrología Hermética Básica.

También soy terapeuta hermética y espagirista. Actualmente vivo en una casa de flores y lunas, con matraces, atanores, dos gatas, queso, vino, plantas, y libros, generalmente en un silencio que me reconecta con el Ser. Me gusta hacer pilates, comer los lunes en casa de mi mamá y reunirme a tomar vino y reír con mis amigos. La mayor parte del tiempo estoy dedicada a mi “trabajo” que afortunadamente, coincide con mi vocación, y la vocación de todo ser humano es, según el Maestro Yabir abu Omar, ser feliz.

Cuento con seres mágicos (encarnados en humanos) con quienes paso horas hablando y disertando sobre los misterios del universo, con la única intención de Ser, y la seguridad de que si nos mantenemos ahí, colaboraremos con el equilibrio de las fuerzas como lo marcan “los de Arriba”. Terminaría resumiendo con una frase de mi Maestro: “ser feliz, es una profesión de riesgo”.

error: Este contenido está protegido.