Significado de los planetas en astrología

Cada uno de los astros que componen el sistema solar emiten sus influencias hacia el planeta tierra en el que habitamos nosotros. Desde el nacimiento hemos de adaptarnos a los ciclos del Sol, la Luna y de los planetas. El Sol, la Luna y los planetas nos otorgan unos dones que son recibidos en el momento de nacer, son herramientas de las que vamos a disponer para desarrollar nuestra vocación en el camino de la vida en busca de la plenitud y de la felicidad. Por eso, conocer el significado de los planetas en astrología es de vital importancia para el autoconocimiento.

El Sol, el primer impulso de ser uno mismo

El sol, la estrella de nuestro sistema nos otorga vida y vitalidad, sin él no sería posible la vida. Ocupa el centro del sistema solar, todo gira alrededor suyo. Dota de consciencia y es el primer impulso de ser uno mismo. Otorga la capacidad de expresar la naturaleza personal de forma libre y espontánea, su energía se expresa a través de la alegría, lo natural, de estar vivo. Te conecta con la propia perfección, por eso se relaciona directamente con la autoestima que no es otra cosa que el reconocimiento de la propia perfección. El sol representa la generosidad, la capacidad de darte a los demás. Emite su luz hacia los planetas recibiendo el reflejo de cada uno de ellos y lo hace porque emitir luz es expresar su esencia, y lo hace sin esperar reconocimiento, lo hace porque le nace.  No podemos ser generosos si no somos espontáneos puesto que la espontaneidad, (otro de los dones del Sol) se expresa sin esperar el conseguir algo y sin miedo al qué dirán. También representa la capacidad de ser protagonista de tu vida, la capacidad de dirigir tu vida hacía lo que te hace feliz, ejercer tu voluntad a la hora de expresar el libre albedrío.

La Luna, necesaria para percibir el entorno

La luna te dota de sensibilidad, esta es necesaria para percibir el entorno, tener una adecuada adaptación con el mismo, sin dejar de ser uno mismo. Representa la madre y la familia, los primeros entornos a los que debemos adaptarnos, espacios que aportan protección nutrición y afecto. La luna conecta con la parte femenina, pasiva y receptiva. Simboliza el hogar, la forma de socializar y la capacidad de ser popular. La luna protege lo íntimo ayudando en la generación de círculos de confianza. Concede la memoria, necesaria para recordar quienes somos, ayuda a reconocernos en el espejo de los otros. Se manifiesta a través de los sueños.

Mercurio, capacidad para razonar y comparar

Mercurio concede la capacidad de razonar y comparar, las herramientas a través de las cuales conocemos, interpretamos y nombramos la realidad. Dota de reflejos, coordinación, destrezas y habilidades. Incita a jugar, probar, experimentar, a intercambiar, aprender desde la humidad y la inocencia. Favorece la conexión con el niño interior y te lo recuerda cuando pierdes la flexibilidad y adaptabilidad, cuando nos sentimos atrapados en el personaje que hemos creado y asfixia. Conecta con la comunicación armónica, la perfecta expresión hablada y escrita. Grandes dotes para comerciar.

Venus, percepción de la belleza

Venus concede la percepción y la expresión innata de la belleza. Suma en la capacidad de disfrutar de la vida, de seducción, simpatía, empatía y buen gusto. Nos conecta con lo que gusta y lo que produce placer. Facilita la percepción armónica del yo, capacidad de estar en armonía y en paz con uno mismo. Nos enseña a generar armonía entre el mundo interior y el exterior, a buscar el equilibrio entre tú y el otro/otra; tú y los demás, tú y la vida. Potencia la capacidad creativa y artística, la fertilidad y la procreación. Despierta la búsqueda de complementación, a través de la amistad y pareja.

Marte, concede la fuerza necesaria

Marte otorga el valor, el estímulo vital, las ganas de vivir y el optimismo. Concede la fuerza necesaria que expresa el interior de hacia afuera, sin miedo y sin complejos. Es la fuerza que convierte al ser en hacer, en realizar. Nos ayuda a vivir el presente, estimulando de manera constante el ahora y llenándolo de una intensidad que hace permanecer vivo, despierto, con las orejas tiesas. Marte se expresa por medio de la inmediatez, convierte las ideas en acción de forma instantánea. Se maneja desde la intuición y la fe. Despierta al héroe que tenemos cuando encontramos el propósito, dotándonos de motivación, determinación, desenvoltura, audacia y acción en pos de tu vocación.

Júpiter, nos enseña a ver las cosas desde arriba

Júpiter dota de la capacidad de comprensión, nos enseña a ver las cosas desde arriba, desde un nivel superior, activa la forma de desarrollarse, de expandirnos, crecer como persona. Concede la habilidad de aprender de la experiencia, para ir despertando la sabiduría y buen juicio. Incita a viajar, salir de la zona de confort, a explorar, adentrarse en lo desconocido y reconocer lo diferente desde la apertura y la tolerancia. Facilita las relaciones sociales y ayuda a cambiar el yo por el nosotros. Conecta con la abundancia y la prosperidad. Ayuda a traspasar los propios límites que te tienen confinado en una vida demasiado pequeña que genera ansiedad y angustia.

Saturno, dota al ser de fortaleza interior

Saturno concede los dones de la paciencia, la perseverancia, el orden y el concierto. La fortaleza interior, la resiliencia, la capacidad de materializar, consolidar y mantener los sueños. Enseña de responsabilizarte de tu vida y de tu felicidad, actuar de forma justa y ponderada. Ayuda a forjar sólidos cimientos sobre los que sostener la estructura del desarrollo personal y resistencia ante los duros embates de la vida. Nos conecta con la capacidad de introspección, la meditación, el silencio y la soledad necesarios para el encuentro con uno mismo. Favorece tener los pies en el suelo y aceptar la realidad sin autoengaño.

Urano, nos conecta con nuestro universo interior

Urano dota de la capacidad de reconocernos y aceptarnos como único en el universo y desde la particularidad especial cooperar en el bien común. Desarrolla la capacidad de ser y valernos por nosotros mismos. Nos enseña a no depender tanto de los demás cómo de uno mismo, a ser libre, sin prejuicios, a no sentirse condicionado. A no conformarse con patrones preconcebidos y abrir nuevos caminos. Conecta con la inspiración con nuevas y originales ideas. Favorece la conexión con el universo interior en el que múltiples aspectos personales a veces aparentemente contradictorios pueden fluir con naturalidad a través de la personalidad.

Neptuno, capacidad de sentirse uno con el universo

Neptuno concede la capacidad de sentirse uno con el universo, ayuda a diluir el ego de forma armónica. Dota de la percepción de lo sutil, de capacidad para conectar con estados de conciencia alterados. Conecta con el inconsciente colectivo, con ilusionarse, de fabular. Facilita la conciencia de grupo, ser parte de un todo. Conecta las musas, el permanente flujo creativo interno del ser para que impregne nuestra existencia. Representa la capacidad del ser humano de conectarse y fundirse de forma armónica con todo, como cuando nos dejamos llevar por la música. Su conexión con la música que permite oír la propia canción interior en armonía con la música de las esferas.

Plutón, transformación y transmutación

Plutón dota de la capacidad de trasformación y trasmutación. Enseña a renacer de las propias cenizas, a conocer y aceptar la muerte. Ayuda a acceder a lo más oculto, lo más profundo de uno mismo para encontrar los tesoros ocultos en el interior, al tiempo que descubres secretos arkanos que permiten la realización personal y espiritual. Representa el coraje necesario para pasar las pruebas duras de la existencia y para enfrentar las zonas oscuras, eso que nos ocultamos a nosotros mismo. Dota del valor necesario para descender a los propios infiernos y como alquimista disolver y purificar nuestra materia para que renazcamos trasmutados. Enseña las leyes de lo oculto, de lo que está detrás de la apariencia, de la materia y en el último caso a traspasar el velo de Isis.

Si te ha gustado nuestro post sobre el significado de los planetas en astrología, no te pierdas otros post de nuestro blog como “Aprender a interpretar una carta astral” o “Los mejores libros de astrología“.

Nuestros cursos están destinados a cualquier persona interesada en conocerse y comenzar a autogestionar sus recursos espirituales e internos y/o a terapeutas que puedan ver enriquecidas sus metodologías a través de la formación que ofrecemos con el objetivo de ayudar de forma más eficaz a sus pacientes.

Contacta con nosotros a través de nuestro correo info@escuelasolve.com o por medio del formulario de contacto.

Comparte el artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en email
Email
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
error: Este contenido está protegido.